"Hay cosas que no deberían cambiar, cosas que uno debería poder meter en una de esas vitrinas de cristal y dejarlas allí tranquilas. Sé que es imposible, pero es una pena."

martes, abril 7

Cuando la cosa viene mal, es señal de que va a ir todavía peor.
Siento que tres años de noviazgo, de acompañarnos, de ser amigos, de compartir cosas, se fueron a la basura, así como si nada. Siempre me voy al carajo con las puteadas, sé que dijiste que no te bancabas ni una más, y yo hoy te dije que no me llames más, que te olvidaras de mí.
Seguramente pensarás que esta vez sí, que esta vez si me zarpé y que te dije cosas y te dí razones lo suficientemente buenas como para dudar o no querer estar más conmigo, no se. Ya son las doce am y no se nada de vos, ni un mensaje de texto tuyo, ni una llamada, no es que esperaba que lo hicieras, pero esta vez es diferente.(se que no sos un arrastrado, me lo dejaste claro miles de veces)
Hoy, a pesar de que fue un día de mierda, no lloré, como todas las veces anteriores que discutimos, que me ponía loca y lo único que hacía era llorar y sufrir como una perra, esperando que por favor, que vinieras y me abrazaras y me cuidaras de mí misma; aunque sabía que no nos íbamos a separar, que los dos podíamos con todo. Esta vez es diferente, esta vez no tengo nada claro, nada seguro. Sólo un nudo en la garganta.

1 comentario:

Maaaar dijo...

Down with love.-

This is Sparta

(Estés donde estés)