"Hay cosas que no deberían cambiar, cosas que uno debería poder meter en una de esas vitrinas de cristal y dejarlas allí tranquilas. Sé que es imposible, pero es una pena."

martes, febrero 2

Luz

Escribo en mi rinconcito virtual para hacer un poco de catarsis, siento que me va a explotar la cabeza. Hace tres días que estoy despierta, literalmente. No puedo dormir y cuando cierro los ojos, pienso en L. Hace una semana y cuatro días que se fue. Todavía no caigo, y cuando de a ratos me olvido, la cosa más cotidiana me hace volver a la realidad de vuelta, a cachetazos. La luna. A L. le encantaba la luna. La mirábamos horas,con puchos de por medio, en el patio de Novio. El café me da ganas de llorar. Cuántos mensajes de texto tengo en mi celular de L. que dicen Negrita, venite un rato a casa a charlar y tomar café. Attaque 77, cantando la vida es dulce drogándome así, respirando tu joven perfume. A L. le encantaba esa canción. Odio ver la moto que L. le dejó a G., el hermano de Novio. Está en el garage, y cada vez que voy a fumar ahí la veo. Nunca me subí con él, y nos imagino juntos, en la ruta, toda despeinada y cagándonos de risa, como siempre, como dos nenes.
Mi vieja me preguntó si quería llamar a la psicóloga, o si quería ver a un médico (psiquiatra) pero no, no quiero. No quiero contar que L. se murió, no lo puedo terminar de asimilar, tampoco sé si quiero.
Facultad. No quiero ni pensar en estudiar. Este año me anoto en la facultad de Psicología también, con mi amiga B., a cursar de mañana. De noche sigo con Comunicación. Voy a cursar sólo 4 materias. Psicología Social. Derecho, deontología y ética. Sociología de la Comunicación. Antropología Cultural. Tendría que estar entusiasmada, pero no. L. a veces iba conmigo a la facultad, tomábamos mate y me explicaba algunos temas. Me gustaba que me acompañara. A veces iba con Novio y cuando salía de clase estaban ahí los dos, sentados en los banquitos, esperándome para ir a comer pizza y tomar cerveza.
En la casa de Novio se nota mucho su ausencia, se nota que falta alguien, pero me parece que a todos los que estamos siempre ahí, nos pasa que sentimos que ese fin de semana L. trabaja, y que este no pero el próximo viene. Quiero que vuelva le dije a B. la semana pasada mientras tomábamos mate en la rambla. Mar, no va a volver me dice B., que siempre fue la más directa y realista del grupo.
La semana pasada soñé que L. me abrazaba, dos noches seguidas. Se lo conté a C., que es muy amiga mía y también lo era de L., y me dijo que ella también soñó con L., y que también la abrazaba. L. era un mimoso, hasta en sueños me abraza. Me da bronca que haya decidido irse, me siento una mierda por no haberme dado cuenta de que L. estaba tan mal, por no haberle insistido en que me contara qué le pasaba. Me pregunto a mí misma mil cosas, no tengo ni una puta respuesta. Me falta algo sin L. Pienso en todo lo que le faltaba por vivir, por ser, por aprender, cuántos proyectos, sueños, cosas lindas, cosas feas. A cuántas cosas les puso fin con una bala, con un arma que tenía a su disposición gracias a la policía y a sus exámenes psicológicos -evidentemente- de cuarta. Otra cosa que me hace mal, ver policías enfundados en azul.
Tenía una foto pegada en mi pared, al lado de mi cama. La tuve que sacar, no la puedo mirar por ahora. En la foto está L., B., C. y yo, apretujados en un metro cuadrado en la puerta de la casa de Novio, sonriendo, mostrando los dientes. L., con los rulos que tenía antes de entrar a la policía y antes de tener que usar el pelo rapado, ya me había olvidado que antes tenía rulos. Con un canguro negro y en la mano, un tabaco. Sonrisa pícara.
Ése es el L. del que me acuerdo, el L. del que me quiero acordar, el L. al que voy a extrañar toda la vida, todos los días.


Soñándote como necesidad, pensándote igual que al
respirar amar por instinto es tan natural, escuchándote.
Nunca creí en la casualidad que nos unió en la
causalidad.
Me vi atravesando caminos al sur
te vi iluminando mi tiempo sin luz,
observándote
y no quise pensar si algo de mi te había importado
tan solo fui feliz estando tanto tiempo a tu lado
Como explicar lo que es para sentir
no hay un final si nada empieza al fin
y así tengo mucho más de lo que pedí
voy a acostumbrándome a vivir así
escuchándote, observándote, extrañándote.

11 comentarios:

Candeee. dijo...

-Ai qe feo, entiedno por lo qe estas pasando, pensa las cosas buenas qe vivieron & recorda solo eso de el. Fuerza.

JanusM dijo...

De verdad no se que haga poniendo otra vez palabras que no van alcanzar a consolarte.... pero quiero intentarlo, porque es tanto tu desconsuelo!
Arriba Mar, Arriba que la TU vida sigue, Que VOS tenes que seguir, seguir por L, por su memoria y su recuerdo, por todo lo compartido, por cada sonrisa que te regaló y porque vale la pena continuar por su memoria!

BESOS Y ÉXITOS MAR, (desde acá podes contar conmigo para lo que necesites)

Ce dijo...

Esta bueno eso que decidiste anotarte en la facu con tu amiga, esas cosas empiezan a distraer.Obvio que ni a palo podes empezar a pensar en la facu con todo tan reciente pero cuando empiece vas a ver que vas a ir "volviendo". Un besote gracias por pasar! Conmigo tmb podes contar para lo que necesites x aca o por twitter :P

Melima dijo...

q triste todo esto amiga...
quedate con los buenos recuerdos, con toda la amistad y el cariño q se tenían...
te mando besos y un abrazo gigante

Lucie dijo...

Vamos Mar, a seguir adelante.

Paula y punto. dijo...

Acá está tu blog, para cuando necesites descargarte.
Y acá estamos estos desconcidos que te leemos, que no sabemos nada de nada, pero queremos darte fuerzas para sigas.

Besos..

La otra Princesa dijo...

Vamos mujer! Tenes que tener fuerza en todo esto. Él siempre está con ustedes, así sientan su ausencia, él esta!

PIRIPIPI (Virgi)! dijo...

Sos muy tierna Mar.
Viste como todo nos lleva a recordarlo?
Como te dije antes, este es el comienzo, es la primera etapa en la que sentis su ausencia y cada uno tiene su forma de superarla. Me parece bien que descartes lo que tenés de el y te haga mal, y que con el resto trates de conservar eso, esa enseñanza que el te dejó "la sonrisa pícara".
A veces nos creemos culpables, pero no te pongas a pensar en eso Mar porque no lo sos. Quedate con lo bueno y llorá, llorá todo lo que necesites. El seguramente (porque seguro fue un muy buen amigo y lo es), hubiese querido que vos continúes y continúes bien.
Pero llorá y pataleá todo lo que necesites.
ABRAZO grande grande para vos!!!

Vilma dijo...

Me gusta leerte. Ojalá tuviera historias para contar así como vos.
Vilma.

JanusM dijo...

MAR, PÁSATE POR MI RINCÓN QUE TENES UN PRESENTE!

BESOS Y ÉXITOS!

Mar dijo...

Cande, sí, me quedo con todo lo lindo de él, que son muchas cosas :)
Gracias por el mensaje.

Janus, gracias por tus palabras, de verdad. Es jodido... pero hay que darle para adelante... ¿No?

Ce, sí, al menos me distraigo. Gracias, en serio :)
(y me gusta mucho tu blog, no agradezcas :)

Meli, sí, es muy triste... me cuesta aceptarlo y lo extraño mucho... pero ya se fue... Gracias y un beso para vos también.

Lucie, sí, cuesta pero estoy en eso... Gracias :)

Paula, gracias por el aguante. Es fácil encariñarse con estos desconocidos :)

Princesa, gracias, sé que es así.

Virgi, ¿Soy tierna? Jajaj. Gracias :)
Siento que me entendés tan bien en esta... Estoy en la etapa de "peleada con el mundo", de a poquito espero dejarla atrás.

Vilma, gracias! A mí me gusta que me lean :)

Janus, ya paso por ahí :)

This is Sparta

(Estés donde estés)